viernes, 6 de mayo de 2011

Renacer 9 | Año 3 | Mayo 2011 | Testimonios

EL MILAGRO DE VIVIR EN SOBRIEDAD

Hace ya algunas 24 horas que por decisión propia, y tomando en cuenta la cantidad de problemas que tenía con mis hijos, con mi familia y con mi trabajo (aunque consideraba que  yo  estaba bien y que mi vida no podía estar mejor) ingreso al grupo Salvador de A.A. buscando ayuda para dejar de tomar.

No quise optar por una terapia convencional  (médica) por que sentí que lo que hiciera para lograr mi propósito pasaba por recuperar mi espiritualidad, dejada en el camino como muchas otras cosas más y la información que tenía de A.A. me hacía creer que era lo que andaba buscando y así, un día de borrachera partí a mi primera terapia.

A.A. es esencialmente, para mí, un programa espiritual. A poco andar entendí que mi recuperación solo dependía de mí, descubrí a mi Poder Superior y con su ayuda y compañía no volví a sentirme sola, empecé a confiar y a creer en él, él y yo seguimos conquistándonos.

Después de 2 recaídas, que pasaron por no seguir las sugerencias de mis compañeros, o sea por porfiada, me quedó claro que yo sola no podía, necesité anclar mi vida a mi Poder  Superior,  necesité y necesito a mi grupo, a la comunidad y también a algunas personas muy especiales que jamás me han dejado sola.

Caminar en A.A. a través de mi alcoholismo ha sido duro, es una senda que duele y tiene muchas lágrimas, ha sido muy difícil para mí romper mi esquema de vida anterior, ha sido difícil ver alguna cosa buena en mí, me ha costado muchísimo que mis hijos entiendan el porqué de las terapias todos los días, de mis continuos cambios de humor, de intentar una y otra vez controlarme y no lograrlo, me ha costado recuperar mi dignidad, complicado también recuperar  muy lentamente a mis hijos, ni  hablar mi interrelación con las personas fuera de la comunidad, en este sentido me he sentido robótica, apenas pudiendo hablar sin sentir que estaba diciendo tonterías, me sentí sobrepasada por lo que estaba viviendo, por todos los cambios que en ocasiones no me di cuenta que llegaron.

El comienzo fue absolutamente desconcertante, nube rosa incluida…..y los cambios se empezaron a notar, un buen día me di cuenta de que podía ver lo que me hacia mal o bien, según sea el caso, y fue increíble, no solo me daba cuenta sino que podía manejar  lo bueno o malo que me pasara, mas adelante descubrí que podía pensar….. sí,  pensar….  Con mediana claridad y además podía tomar decisiones simples, hasta ese momento no había sido capaz de hacerlo, estaba maravillada con lo que me estaba pasando, hoy sigo estándolo.

El ir descubriendo cada día un detallito distinto en mí, hace que me sienta feliz, en paz , me sorprende el cambio que ha tenido mi vida desde aquel día, puedo tranquilamente pedir ayuda, me relaciono mejor con el mundo, y lo mas importante puedo mirarme al espejo sin sentir pena por mi misma, sin rabia, a veces hasta me siento orgullosa de todo lo que estoy viviendo.  He asumido que soy mujer, soy madre, hija y hermana y que en cada una de estas facetas de mi vida puedo asumirlas con responsabilidad, con amor y alegría, y esto también me tiene muy contenta.

Hoy  sigo en el camino que me he propuesto,  siento que mi Poder Superior me ha hecho muchos regalos,  y estoy agradecida de él por todo lo que me ayuda a hacer con mi vida,  le agradezco  el  “Flaca te quiero” de mi  hijo mayor, el “mamá vente luego que te echo de menos” de mi hijo menor, y el “mamá me encanta hablar contigo, te quiero mamá” de mi hija.  Sin comentarios los abrazos ricos y apretados de mi padres, la ayuda de mis hermanos y también de la María.  Siento que soy infinitamente afortunada por  haber llegado a esta comunidad.

Mi vida se la debo a todos Uds. me acogieron con un amor infinito,  agradezco cada testimonio dado.  Sin A.A. estaría en el mejor de los casos, sola, aferrada a una botella sin encontrar una salida al problema.

Pero mi Poder Superior hizo el milagro,  me llevó a A.A., y hoy…. Yo soy un milagro, un milagro de vida,  de mostrar que sí se puede cuando se quiere, que la vida sin alcohol es posible, pero tenia que estar dispuesta para hacerlo, hoy sigo estando dispuesta, quiero una vida mejor, me la merezco, trabajo duro todos días por conseguirla, solo tengo que seguir yendo a mis terapias y trabajando conmigo misma.

Felices 24 horas!!!!
Anónima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario